El Yoscopio

La nota discordante

Reflexiones sobre el machismo

Posted by mikiencolor en 19 noviembre 2010

El motivo y contexto de esta entrada, con la que vuelvo a este blog tras un año de ausencia, son las vomitivas declaraciones de Salvador Sostres en Telemadrid, que pueden consultarse aquí: http://www.publico.es/televisionygente/347110/un-tertuliano-de-telemadrid-se-jacta-ante-ninos-de-sus-gustos-sexuales

Estos machistas egoístas, ¿por qué nunca imaginan ellos a sus hijos varones en esa situación? Porque al santo varón suponen que por derecho divino y terrenal debe eximírsele de tales “indignidades”. Hasta intentaron exculpar a un asesino confeso en Galicia cuando el mismo explicó que torturó y asesinó a dos hombres gays por su “miedo insuperable a ser violado” (aun cuando esos “violadores en potencia” no hacían más que dormir).

Y es que la derecha respeta al máximo este “miedo insuperable a ser violado” – cuando lo siente un santo varón, claro. Es entonces cuando claman contra la “degeneración” que está siempre al acecho, y sus seguidoras siguen en tropel creyéndose también “protegidas”. Pero para las mujeres, semejante miedo, aun cuando está más que justificado y tiene base racional, es causa de repudio total y no cuenta ni con el más mínimo respeto y menos preocupación, aunque sus “compañeros” conozcan la sensación. Esto es simplemente porque para los machistas, sólo los machos son sujetos y seres humanos plenos. “La mujer” es un objeto, al que se juzga sólo por su utilidad para dichos sujetos. El machismo, pues, es una mentalidad esclavista. Pero también es la misma que la presentadora del programa de Telemadrid puede tener respecto a “los inmigrantes”. En la cínica derecha cada cual tiene su saco de boxeo particular, y las hostias se reparten a tutiplén. Luego salen las mujeres y se extrañan de que sean ellas el saco de boxeo de sus “compañeros”, luego salen los gays y también, luego salen los peperos andaluces y exclaman, ¿cómo es posible que mis compañeros de partido en Madrid me desprecien y me llamen analfabeto? Mola repartir las hostias a otros grupos, pero cuando le toca a unx, claro, entonces ya no. Por desgracia la derecha se ha quedado en un nivel de “patio de colegio” y de ahí no sale.

Los machistas generan un clima generalizado de depredación, inquietud, paranoia y desprecio que pretende sumir a la mayor parte de la ciudadanía en un estado de asedio permanente, y que esos mismos machistas llaman, pero sólo cuando les toca a ellos sufrirlo, “terrorismo“, y persiguen como delito, pues es algo que no toleran para ellos.

El principio fundamental del machismo es que ellos son más importantes, su experiencia es más importante, por supuesto su libertad es más importante, y cuando hablan de “la” libertad sexual dan por hecho que esta existe solo cuando ELLOS, los sujetos, se sienten libres. Por lo tanto ven absolutamente lógico lo que los demás consideramos irracional, que sus criterios y caprichos arbitrarios se impongan “por sus santos cojones“.

Y es que ya lo dice la Biblia, toda criatura que anda sobre la Tierra fue creada por dios para el disfrute “del hombre”. Y la Biblia es muy clara al respecto – las mujeres son como el ganado. No por nada el vocablo inglés “husband“, que significa “marido”, se deriva de “husbandry“, que significa “oficio de crianza de animales de granja“. Es decir, el “husband” lo es a la “wife“, su mujer, como lo es también a sus vacas y gallinas y cabras.

A la derecha todo esto le viene de casta, las mujeres simplemente no son sujetos, y por lo tanto carecen de derechos. Sí, hay machistas también dentro de la izquierda, pero es incoherente. Cualquier humanista de medio pelo sabe que una persona, toda persona, es, primeramente, un sujeto (el diccionario da como acepción: “individuo pensante, en oposición a lo pensado u objeto”… justo eso, sí), y por lo tanto tiene el mismo derecho a ser libre que uno mismo o una misma. Para los machistas, sin embargo, las mujeres no son sujetos, sino objetos pensados para ellos cuyos propios anhelos simplemente son inexistentes o irrelevantes.

¿Hablar francamente de sexo? Claro que sí. Seré el primero en hablar francamente de sexo. ¿Imponer el “macho” su sexualidad a la “hembra”? – pues va a ser que no. Eso no es compatible con una sociedad libre. Mi sexualidad es mía, no la debo a nadie, y no debo ni quiero someter a nadie con ella, ni es mi intención constituir con ella una amenaza a nadie, sino, al contrario, que exista pacífica- e independientemente.

Pero en el fondo, para los machistas (y las filomachistas), una sexualidad pacífica es imposible, un oxímoron, porque el sexo es sometimiento, “conquista”, humilliación y degradación del varón a la mujer, como nos enseña el mismo concepto de “virgen”, de vigencia sólo para ésta. Un pene inocuo es, mismamente, un absurdo para ellos, y una vulva independiente y fuerte, también. Naturalmente, al encontrarse con un grupo de personas que persiguen una sexualidad abierta y pacífica, sin sometimientos, ni conquistas, ni humillación, ni degradación, ni “putas”, ni “chulos”, exclaman, ¡esto no es sexo! ¡Se quieren cargar el sexo! Son así los machistas.

Anuncios

2 comentarios to “Reflexiones sobre el machismo”

  1. genial!!!!!!!!! genial, genial!!!!!! voy a ver si lo puedo twitear, por cierto ¿estas en twitter? ¡buen sábado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: