El Yoscopio

La nota discordante

Posts Tagged ‘violencia’

Sobre la violencia contra los hombres

Posted by mikiencolor en 25 julio 2011

¿Que si quiero que la violencia contra los varones se acabe? Sí. Y también quiero que mis compañeros puedan encariñarse conmigo, abrazarme, que pueda abrazarlos, que pueda cuidarlos y besarlos, sin tener que ser mujer. Que no me miren distinto a como miran a mis compañeras. Que vean dentro de mí el mismo potencial, la misma calidad y la misma integridad, y que vean dentro de ellas los mismos derechos, las mismas capacidades y la misma humanidad. Entonces sí ya podremos hacer progresos para acabar con la violencia y la verdadera ideología de género que nos sume en ella – el machismo.

Es la misma insistencia en la masculinidad – la mitificada “invulnerabilidad” del varón – la que lleva a ridiculizar a los hombres víctimas de la violencia (y vulnerables en general). Se considera en esta sociedad que los hombres nacemos para infligir y sufrir violencia, que es nuestro propósito en la vida, y que es consustancial a nuestra condición aspirar a aguantar la violencia sin rechistar como prueba de lo que mismamente se llama “hombría”. No se acepta que el hombre quiera vivir en paz o que considere que no merece recibir violencias de ningún tipo, sino al contrario se azuza para que responda a la violencia con más violencia y se considera que es mejor el que más impone y somete.

Pero el problema de fondo aquí no es otro que la propia masculinidad, que tiene detrás un sistema social totalitario que castiga duramente a aquellos hombres a los que identifica como “débiles” y “afeminados” y premia sobradamente a los que identifica como “fuertes” y “recios”. Como resultado, los chicos pacíficos somos violentados, ridiculizados y marginados y los premiados son los psicópatas.

Los anti-feministas sólo hablan de violencia contra los hombres cuando les interesa hacerlo – cuando la agresora es una mujer, para sacar rédito político. Pero la inmensa mayoría de la violencia que sufrimos es de machotes para demostrar su “hombría” – y de esto no hablan, porque ellos mismos tienen su propia “hombría” que también buscan demostrar y no admiten que se critique. Son reaccionarios. El mismo concepto de la “hombría” es sexista.

Si queremos vivir en paz lo que tenemos que hacer está claro, ni más ni menos de lo que han hecho y están haciendo nuestras compañeras: organizarnos y decir BASTA. Enternecernos, compadecernos los unos de los otros, cuidarnos, querernos, rechazar de pleno la masculinidad y decir que se acabó, que ya no queremos ser “guerreros” ni “conquistadores”, que lo que queremos es la paz, y que nos dejen en paz. Tenemos que articular nuestro propio derecho a la paz y a la integridad física y tenemos que esperar que habrá personas que no lo respetarán, y nos seguirán violentando largo tiempo – como siguen haciendo a nuestras compañeras los machistas. Claro que nos ridiculizarán y nos llamarán todo tipo de “insultos” misóginos – al igual que hacen también con ellas, porque toda esta rancia ideología que nos define como seres violentos es misógino y machista, y por lo tanto en cuanto nos desviamos de ella nos ven próximos a nuestras compañeras – a las que desdeñan y consideran como inferiores. Ellos se creen que es un insulto que nos relacionen con las mujeres a las que tanto desprecian y son bastantes las filomachistas que creen lo mismo. ¿Y qué?

¿Vamos a esperar a que el rechazo social desaparezca para gritar al mundo que no somos aquello que insisten que somos, que no queremos guerrear con nadie ni invadir a nadie, que nuestros cuerpos también son nuestros y que nos llamen afeminados todo lo que quieran – y a mucha honra lo seremos – pero que nos dejen EN PAZ? Para acabar con el rechazo social primero hay que lidiar con él.  Si no decimos de una vez NO a la masculinización, NO a la exigencia de ser guerreros y soldados, NO a las pretensiones de invulnerabilidad, NO a la insensibilización, y NO al abuso de los niños varones para terrorizarlos y castigarlos hasta que se hagan “machotes”, la violencia no acabará nunca, pues todo lo susodicho repercute en la violencia machista a la que somos sometidas tanto varones como mujeres. Tenemos que hacer exactamente lo mismo que han hecho nuestras compañeras, ni más ni menos, y luchar con ellas por un mundo de personas que se reconozcan a sí mismas y se compadezcan y simpaticen unas con otras como tales.

Anuncios

Posted in anti-violencia, feminismo, género | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »